Mas tú, oh DIOS, Señor,

por amor de tu nombre hazme bien;

líbrame, pues es buena tu misericordia;

porque afligido y necesitado estoy,

y mi corazón está herido dentro de mí. (Salmos 109:21-22)

 Cuando las circunstancias parecen mas poderosas que nosotros mismos;

Cuando nuestras fuerzas y energía comienzan a escasear;

Cuando pensamos que es humanamente imposible lidiar con nuestras dificultades;

Cuando nos sentimos abrumados y aturdidos, incapaces inclusive de movernos o pensar;

Sabemos que Dios todopoderoso esta siempre allí con nosotros.

Él es fuerte y poderoso.

Entrégate humildemente a su cuidado y amor incondicional.

Déjale a Él indicar el camino,

Déjale a Él ser la guía

Déjale a Él mostrar la luz.

 Señor, gracias por proyectar la luz del amor, la fuerza y la compasión; sabiduría, el coraje y la vida. Estamos agradecidos por tu presencia en nuestros corazones. Déjanos confiar en tu voluntad, déjanos rendirnos a tu poder, Oh Señor.

 Simón Cruz - Apasionado, Compasivo, Cuidadoso

Comment