Porque tú eres pueblo santo para el Señor tu Dios; el Señor tu Dios te ha escogido para ser pueblo suyo de entre todos los pueblos que están sobre la faz de la tierra. (Deuteronomio 7:6)

¿Cómo tratas a tus objetos más preciados? Sospecho que usted es como yo y los trata con amor, cuidado, ternura y respeto. Tal vez esos tesoros son tan especiales que usted está dispuesto a sacrificarse por su protección. Usted puede incluso pedir a otros que cuiden sus tesoros con el mismo tratamiento. Dios pide lo mismo de nosotros. Somos las posesiones preciadas de Dios. Dios nos trata con amor, cuidado, ternura y perdón. Dios dio la vida de Jesús por nosotros para que podamos vivir. Dios nos llama a tratar a los demás con amor. Dios nos pide aún más - honrarnos a nosotros mismos-- la posesión atesorada de Dios - con el amor, la bondad, el respeto y el perdón. Me pregunto como nuestro mundo se vería si todos pudiéramos vivir cada día en honor a nosotros mismos y a los demás.

Querido Señor, gracias por elegirme como tu tesoro. Pido que ho pueda vivir como Tú me pides - que yo trate a los demás y a mí mismo con bondad, amor y perdón. Ayúdame a ver que somos suficiente para reflejar tu amor y vivir tu Palabra. Amén.

 

Meredith Chambers - Agradecido, Suficiente, Apasionado

Comment