“Entonces Jesús le dijo: Yo soy la resurrección y la vida. El que cree en mí vivirá, aunque muera”.   Juan 11:25 

            ¡Qué promesa! aquellos que viven en Jesús tendrán una vida eterna con Dios, aunque tengan una muerte física. Jesús le dice estas palabras a Marta después de la muerte de su hermano Lázaro. Después le pregunta a Marta- ¿crees esto?. Marte responde con fe; incluso antes de  ella haber visto el poder de Jesús sobre la muerte al resucitar a Lázaro y en su propia resurrección: “Sí, Señor; yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que había de venir al mundo”. Jesús sabía que su muerte era inevitable y estaba cerca cuando le dijo a sus seguidores que movieran la piedra y pidió a Lázaro que saliera, después de cuatro días después de su muerte.

Con este  último gran milagro Jesús muestra su humanidad y divinidad ante la muerte antes de su propia muerte. Y, sin embargo, antes de que él realiza este milagro, Jesús muestra su humanidad al unirse al dolor de sus amigos y llorar con ellos. Jesús asumió nuestra humanidad, incluido nuestras tristezas,  dolores y  incluso la muerte, con el fin de vencer a la muerte y darnos la vida – EL es la resurrección y la vida. Y lo único que  necesitamos hacer a cambio es creer en él . ¡Qué promesa! " ¿Crees esto ? "

Señor, gracias por aceptar nuestra humanidad y comprender nuestros dolores y tristezas. Gracias por soportar el dolor hasta al punto de la muerte para que nosotros tengamos vida eterna. Ayúdanos a responderte con fe como Marta lo hizo “Sí, Señor; yo creo que tú eres el Cristo, el Hijo de Dios, el que había de venir al mundo”.

Leslie Wubbenhorst

Comment