“La mentalidad pecaminosa es muerte, mientras que la mentalidad que proviene del Espíritu es vida y paz”. Romanos 8:6

Hay un vacío en cada uno de nosotros que sólo puede ser llenado por Dios. La vida se vuelve más significativa y llena de un sentido,  de un propósito cuando alineamos nuestra vida a la voluntad de Dios y vivimos según el espíritu. Somos facultados por el conocimiento de que Dios vive en nosotros por medio del Espíritu Santo. Los resultados de vivir en el Espíritu son  vida y la paz. A pesar  que la muerte física es inevitable para todos nosotros, el espíritu da vida a nuestros cuerpos mortales. No hay necesidad de temer a la muerte cuando hay una comprensión del poder del Espíritu de Dios que mora en nosotros.

Dios de la gracia, guíame con tu Espíritu cada día, a través de Cristo. Amén.

Faye Olshefski

Comment