Si tú, Señor, tomaras en cuenta los pecados, ¿quién, Señor, sería declarado inocente?. Pero en ti se halla perdón, y por eso debes ser temido. Salmo 130:3-4

El salmista exclama que nadie merece el perdón - y esto no es una causa para desesperarse! Incluso lo mejor de nosotros se queda corto de la perfección. Y si Dios nos juzgara por cada transgresión, nadie sería digno y nadie escaparía a un veredicto de culpabilidad. Pero debido a que Dios ofrece misericordia absoluta, nos ofrece la oportunidad de ser penitente. Esta es la expresión de la justicia de Dios. Usted no puede ganar el favor o perdón de Dios, pero recibirá su misericordia incondicional.

Padre Celestial, sabemos que ninguno de nosotros es digno, y todos somos culpables de cometer pecados. Estaremos contritos por estos pecados, te pedimos  perdón, y te pedimos aprender de ellos, para que podamos vivir una vida alineada a tu voluntad. En el santo nombre de Cristo oramos. Amén.

Chad Arnold

Comment