“Espero al Señor, lo espero con toda el alma; en su palabra he puesto mi esperanza”.

Salmo 130:5

La espera es una forma de ser, de vivir en el centro de mi alma, que Dios está siempre presente. Espero de él en silencio, y también en el medio de un día ruidoso. Espero con expectación y esperanza, porque con el Señor hay misericordia.

Señor, se con nosotros en este tiempo de espera por ti. Amén

Gloria Berendzen

Comment