“¿No te dije que si crees verás la gloria de Dios? le contestó Jesús”. Juan 11:40

                  Yo estaba en el hospital recuperándome  de una cirugía de pulmón y fui diagnosticada con la enfermedad de  Hodgkins, el  frío, nublado, y triste de Pascua en 1975. Estaba desanimada y deprimida cuando mi ministro apareció con el arreglo floral del altar, con veintisiete lirios. Por un momento pensé había traído mi arreglo fúnebre.

                  Tras ser  animada  a orar y  comulgar para celebrar la resurrección de Cristo, un rayo de sol iluminó las flores. Sentí  la paz que sólo Cristo puede dar. Casi cuarenta años más tarde, la paz y la gloria de Dios todavía me llenan.

Oro  para que todos puedan sentir el amor y la gloria de Dios en esta temporada de Pascua.

                                                                                         

                                                                                                                              Linda Rentz

Comment