“Aun si voy por valles tenebrosos, no temo peligro alguno porque tú estás a mi lado; tu vara de pastor me reconforta”. Salmos 23:4

La mayoría de la gente puede recordar algún momento en que tuvieron miedo de la oscuridad. Cuando era niño tenía una gran imaginación acerca de las cosas que podrían surgir de la "oscuridad " de la profundidad para hacerme daño. Los padres desarrollan rituales para calmar a sus hijos antes de ir a la cama: escuchar música suave, leer sus cuentos favoritos juntos o encender una  luz de la habitación en la noche.

Hay un dúo maravilloso en YouTube realizado por una niña y su padre. Ella no puede dormir porque ella escucha fuegos artificiales afuera. Juntos cantan la canción, " Esta noche, tú me perteneces a mí". El papa le acompaña tocando un banjo rosa, en el que hace breves pausas en la que la niña dice, " Shsh , " para que pueda escuchar las explosiones imaginarias que finalmente cesan . En Buenas noches Luna por Margaret Wise Brown una madre arrulla a un conejo en su silla, mientras nombrar cada característica de la habitación a su conejito. Al pasar las páginas, se vuelven más y más oscuro, las características cada vez más difíciles de distinguir mientras el conejito se  duerme.

Incluso siendo adultos todavía encendemos  luz para una mayor comodidad cuando estamos solo en la casa por la noche. Pero la oscuridad puede ser tanto psicológica como físico, por ejemplo: el miedo de aceptar un nuevo puesto de trabajo en una ciudad extranjera o frente a una la enfermedad terminal de un ser querido ser convierte en un reto. Enel versículo 4 del  salmos 23 puede convertirse en el algo que podemos  repetirnos a nosotros mismos, este versículo nos recuerda que aunque estemos en mundo de tinieblas no vamos a estar solos. A veces, sólo se necesita un poco de práctica .

En los momentos de oscuridad que nos aquejan, Dios envuélvenos en la comodidad de tu presencia. Amén .

Cindi Thiel

Comment