“En consecuencia, ya que hemos sido justificados mediante la fe, tenemos paz con Dios por medio de nuestro Señor Jesucristo”. Romanos 5:1

 

Esta escritura reconfortante nos habla del amor eterno de Dios para  con nosotros a pesar de que todos nos hemos hecho y vamos a hacer  cosas que están mal. Como los niños que crecen en una familia y experimentamos como nuestros padres nos siguen  amando aun cuando rompemos las reglas de origen: hacemos líos o no recordamos y decidimos no hacer lo que nos dicen que hagamos voluntariamente. Como adultos, seguimos siendo conscientes de nuestros fracasos, dudas e imperfecciones. En la adoración de nuestro servicio de la comunión nos recuerda que Jesús dio su cuerpo y sangre por nosotros, así que tenemos la paz (la reconciliación) con Dios. Dejamos el servicio de la comunión con la promesa del amor de Dios y fortalecidos por el Espíritu Santo para darnos al servicio de los demás.

 

Gracias a Dios por tu gracia y  paz para cada uno de nosotros, y que tu espíritu nos ayude a traer la gracia y la paz a nuestra comunidad. Amén

 

Leta and David Barry

 

Comment