"Rásguense el corazón  y no las vestiduras. Vuélvanse al Señor su Dios,  porque él es bondadoso y compasivo, lento para la ira y lleno de amor,  cambia de parecer y no castiga.." Joel 2:13

Como cristianos, nuestro objetivo y meta en la vida es ser lo más parecido a Dios como nos sea posible, ¿verdad? no queremos tener  prejuicios y queremos amar a todo el mundo, además queremos tener determinación  en todo lo que hacemos. Queremos hacer todo de corazón y con el corazón abierto. Este versículo nos está diciendo que no importa que tan lejos de la ruta nos desviamos siempre somos bienvenidos de nuevo, ya que Él nunca nos dejó. ¿Ha sido como Dios hoy? ¿Fuiste clemente y misericordioso? ¿Fuiste  lento para la ira? ¿Fuiste  grande en misericordia?

Oremos para que todos los días tengas la fuerza y la mente para ser como Dios cada día y hacer todo con amor. Para abrir su corazón y tu mente siempre.

 

                                                                                    Daley Beard, St. Paul’s Youth

Comment